Y con "estímulos" me refiero, por supuesto, al programa QE3 de la Reserva Federal de los Estados Unidos, que desde inicios del 2013 ha estado inyectando más de 85 mil millones de dólares mensuales al sistema financiero mundial a través de la compra de bonos. Era primera vez en la historia que un Banco Central intervenía de manera tan violenta para mantener bajas las tasas de interés y no destruir la inversión, el consumo y el empleo en los Estados Unidos y el mundo entero. Y como todas las "primeras veces", nunca sabes qué es lo que puede pasar. En un mundo que ha visto lo peor de lo peor, y después de una crisis financiera devastadora, muchos economistas tendieron a ponerse en el peor de los escenarios. Algunos inversores aún temen sobre las repercusiones que podría traer a las tasas de interés del sistema financiero -sobretodo de economías desarrolladas- el retiro de los estímulos. Y con la tasa de interés, por supuesto, arrastrar consigo la inversión, el crecimiento y la generación de empleo, no sólo de economías desarrolladas, si no que de todo el planeta. La pregunta era ¿Es el QE3 una morfina que nos mantenía alejados del dolor, pero que las causas que lo provocaba seguían ahí, tan latentes como antes, y se dejarían caer sobre la salud de la economía mundial cuando el programa se destapara? Tal vez puse en esas líneas algo más de poesía de lo que la ciencia económica y financiera necesita, pero la verdad es que los temores siguen vigentes. Probablemente nadie espera un shock al nivel de lo que vimos a fines de 2008, pero si uno para recordar. Sin embargo, la FED ya ha estado quitando gradualmente el programa QE3, a través de reducciones permanentes en la compra mensual. 10 mil millones de dólares se han dejado de comprar en bonos cada vez que la presidente de la Reserva Federal hace un anuncio público.
De los 85 mil millones de inicios de 2013, Abril abre fuegos con compras programadas de 55 mil millones. Un 35% menos que hace poco más de un año. Este es el tercer recorte de 10 mil millones. El primer recorte se anunció para Enero 2014, el segundo para Febrero 2014 y el último para este mismo mes. Con tres recortes, ya tenemos algo de historia sobre la que basarnos.


 El gráfico muestra la evolución de las tasas a mediano plazo (5 años) libre de riesgo (US Treasury) y del índice accionario S&P 500 desde inicios de año al día de hoy. Incluso con una reducción de 35% en el programa QE3 en los primeros cuatro meses del año, no hemos experimentado un aumento en las tasas libres de riesgo, y el mercado accionario pareciese bastante inmune, con un S&P500 marcando records. ¿Podemos estar seguros de que lo peor ya pasó y estamos listos para seguir retirando este sedante? Los mercados de renta fija parecen tener tasas estables en las economías desarrolladas, y mercados accionarios con buen desempeño, también en el mundo desarrollado. Probablemente sea hora de repensar la real influencia que el programa QE3 tenga en el desempeño de los mercados financieros desarrollados. Estados Unidos, Europa y China tienen previsiones de crecimiento que se alejan bastante de su potencial. Para que decir Chile. El precio de los commodities por una menor demanda china nos tiene más alejados de nuestro potencial que otros países del mundo. Con todo, problemas hay. Pero a la luz de lo que ha estado ocurriendo, pareciese ser que la FED puede seguir retirando estímulos, del momento que observamos que al menos hasta ahora, estos retiros, no han permeado negativamente a los mercados financieros.